Add page level

sábado, 25 de febrero de 2017

Bajo el Sol Toscano


Saben estaba mirando la película “Under the Tuscan Sun”, Bajo el Sol Toscano, esta se desarrollaba en Italia; la he visto dos veces y pienso que la veré varias veces más.


Se trata de una mujer  que se dedicaba  a criticar libros de otros escritores, al principio ella se divorcia  y se va de vacaciones para Italia, pero allá compra una Villa.

Durante la trayectoria ella conoce a una familia de Polonia, varias familias italianas y otra mujer soltera que siempre utilizaba un sombrero y comía helado.

La dueña de la villa, en este caso la Señora americana le preguntaba al abogado italiana: ¿Qué hago yo aquí, tan lejos de América, con esta enorme  Villa? y al mismo tiempo lloraba; este le contesto con una historia.

Señora los ciudadanos de toscana  construyeron los rieles para el ferrocarril, sin aun existir el ferrocarril, pero ellos  los construyeron con la esperanza de que algún día vendría el ferrocarril.

 Esta historia me   recordó el salón de la fama de hebreos 11 del cual tomare algunos versículos

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11:1

Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvaría;  Hebreos 11:7

 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. Hebreos 11:8

Otra sección  que me llamo la atención, fue mientras hablaban la señora americana y la mujer que siempre usaba un sombrero; esta  le dijo  recuerdo cuando era pequeña Salí en busca de mariquitas, busque y busque y no encontré nada; me canse y me acosté dormir y cuando desperté estaba yo llena de mariquitas.

Si le está sirviendo al señor de todo corazón, con fe, dedicación y obediencia; puede acostarte a dormir que las bendiciones te perseguirán.


Ciertamente, el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida. Salmos 23:6

Echa tu pan sobre las aguas; después de muchos días lo hallarás. Eclesiastés 11:1


Escrito por Félix Abreu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.