Exit Pop-up

Loading...

Add page level

jueves, 24 de agosto de 2017

Solo di la Palabra

 

Para muchos creyentes es, literalmente, ‘imposible’ que a través de ellos el Señor pueda realizar milagros y cosas sobrenaturales. Este tipo de creyentes, sin entrar a juzgar ni a criticar, piensan que ese tipo de poder solo está disponible para una autoridad espiritual, por ejemplo, un pastor, un profeta o un apóstol. 


Y desde hace tiempo, vengo insistiendo para romper esta fortaleza que el enemigo ha puesto en muchos de nosotros, ya que el Señor Jesús nos “dio autoridad para expulsar a los espíritus impuros y para curar toda clase de enfermedades y dolencias” (mateo 10:1 DHH) y esa fortaleza no es más que una gran mentira. Esa misma autoridad que dio a los Apóstoles no fue exclusiva de ellos, sino de todo el cuerpo de Cristo, es decir Su Iglesia.

Hay un texto bíblico que me llama poderosamente la atención y es este: “Jesús le respondió: iré a sanarlo. El capitán contestó: Señor, yo no merezco que entres en mi casa; solamente da la orden, y mi criado quedará sano” (Mateo 8:7-8 DHH). Del texto hay dos cosas que me impactan, la primera de ella es que el Capitán, o el Centurión en la versión Reina-Valera, es una persona de autoridad y este la reconoció en el Señor Jesús, o sea lo identificó como Hombre de Autoridad. Lo segundo es que este Capitán sabía que en Jesús había poder y, no era necesario, que Él fuera hasta su casa para hacer un milagro tremendo, lo cual implica un nivel de fe bien grande, ese milagro era el de curar a alguien a kilometros de distancia considerable. El Centurión sabía que en Jesús había autoridad y solo bastaba con enviar la Palabra para que la misma naturaleza obedeciera y se hiciera como Él quería, ¡WOW! Definitivamente, esto es nivel Dios. Es el caso de sanidad más impactante, según mi criterio, que se haya registrado en la Biblia.


Lo que realmente quiero mostrarte en esta mañana es que, como hijos de Dios, tenemos algo especial que nos es entregado solo a nosotros, ¿sabes qué es? La respuesta la tiene Juan 1:12 RVR1969, “mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.  Al recibir a Jesús en tu corazón, Él nos transfirió esa potestad de hijos, pero, ¿qué es potestad? El DRAE la define así: dominio, poder, jurisdicción que se tienen sobre algo. Amado(a), en ti hay poder, hay autoridad, esa misma que Satanás no quiere que ejerzas; solo di la Palabra para que en el Poderoso nombre de Jesús todo sea hecho. Algo que también podemos rescatar de este texto es que, el Capitán o Centurión reconoció que Cristo era una figura de autoridad. Ahora bien, déjame preguntarte, ¿es así como te ven los demás, como una figura de autoridad?  Solo cree y ejerce el poder que te ha sido entregado, recuerda ese poder no fue exclusivo de los Apóstoles ni de la iglesia primitiva, ese poder sigue siendo el mismo hoy y será el mismo mañana y por siempre, solo debes revestirte de autoridad y decir la Palabra. Dios te bendiga poderosamente, no olvides ser de bendición y compartir con otros este mensaje.

Bajo la guía del Espíritu Santo,

Sergio Meza Padilla



Loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Loading...