Exit Pop-up

Loading...

Add page level

viernes, 20 de octubre de 2017

Del Fracaso a la Restauración


Filemón 1.1-21 | A veces, una situación difícil puede hacernos desear huir. A menos que mantengamos los ojos fijos en Cristo y nuestra confianza anclada en la Palabra de Dios, la desesperación por encontrar alivio nos tentará a tomar el asunto en nuestras propias manos. Eso fue lo que hizo Onésimo. Era uno de los millones de esclavos que había en el Imperio romano, y llegó el día en que decidió que ya estaba harto. Pero no solo huyó, sino que también robó a su amo.



Aunque Onésimo pensó que estaba trazando su propio curso huyendo a Roma, Dios dirigió su camino hacia el apóstol Pablo, quien lo condujo a Cristo. En su intento por liberarse, Onésimo descubrió la alegría de convertirse en un devoto siervo de Cristo. Ahora Jesús era su Maestro y su Señor, y eso significaba que tenía que corregir su falta y regresar a su amo terrenal. Puesto que los esclavos fugitivos enfrentaban la pena de muerte, Pablo intercedió en su favor con una carta a su amo Filemón, un creyente que, al parecer, él había conducido a la fe.

Hasta cierto punto de su vida, Onésimo no había cumplido con su nombre, que significa “útil” o “provechoso” (vea Fil 1.11). Pero Cristo cambió su vida, y lo convirtió en un “hermano amado” que sirvió a Pablo durante el encarcelamiento del apóstol (Fil 1.16).


La historia de Onésimo demuestra cómo trabaja la mano soberana de Dios, incluso cuando estamos decididos a ser nuestro propio amo. Una vez que nos arrepentimos y nos rendimos al Señor, Él redime nuestros fracasos y los usa para su gloria. Las cosas que recordamos con vergüenza ahora se convierten en ejemplos de la gracia y del poder de Dios para transformar vidas.


En Contacto

Loading...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Loading...